martes, 29 de noviembre de 2016

ARRIVAL (LA LLEGADA)

Arrival o "a lo mejor podemos hablar con los aliens en lugar de pegarles tiros nada más llegar"

Buenas! Como ya habréis deducido por el título, la crítica de hoy está dedicada a Arrival (o La Llegada en español), la última película de Denis Villeneuve (Prisioneros, Enemy o Sicario). La película nos cuenta la historia de Louise Brooks (Amy Adams) e Ian Donnelly (Jeremy Renner), una experta en lingüística y un científico que serán reclutados por el ejército de EEUU cuando 12 naves alienígenas aterricen en la Tierra, para así poder comunicarse con los visitantes del espacio exterior. 

La verdad es que es un peliculón. Nunca me han gustado mucho las pelis de ciencia ficción, y he de decir que esta es una de las pocas películas de aliens que he visto en mi larga vida cinéfila. Me llamó el tráiler mucho la atención, porque no parecía la típica Independence Day o similar, sino algo más profundo. Así que cogí las entradas para verla en VOSE en cuanto vi que la ponían y como fui sin expectativa alguna (solo a ver que era aquello) flipé en colores. 

Lo primero, quiero destacar la historia. O más bien, como la ha enfocado el director, Denis (permíteme que te tuteé, querido). La historia ya la conocemos, porque se han rodado mil películas sobre invasiones alienígenas, pero esta se centra en tratar de entenderlos, dando prioridad a que tanto los extraterrestes como nosotros aprendamos mutuamente el lenguaje del otro, para así llegar a un entendimiento y contestar la pregunta que mueve toda la película: ¿qué quieren los aliens?

Lo siguiente a destacar es la maravillosa interpretación de Amy Adams. Esta gran actriz nos regala una increíble actuación. Logra que nos identifiquemos con Louise, que sintamos lo que ella siente cuando entra en la nave, cuando estudia el lenguaje alienígena o cuando revive su pasado. Además ella lleva todo el peso de la película, es el personaje más importante, y aunque recibe apoyo del resto, ella es la que decide, la que propone, la que lleva adelante la investigación. Y dios sabe la falta que hacen más personajes femeninos así. 

Jeremy Renner se compenetra muy bien con Amy, y su interpretación también es muy buena, con lo que logra que nos veamos reflejados en su inquietud, curiosidad y ganas de conocer lo que entrañan los extraterrestres (al fin y al cabo, es científico). En general, son dos grandes protagonistas (además Jeremy tiene un algo que hace que todos sus personajes te caigan bien). 

Otro punto (y que punto OMG) a favor es la envolvente banda sonora. Está a cargo de Jóhann Jóhannsson, compositor habitual del director. Es simplemente perfecta, pega absolutamente con todo el tono de la película, y cuando los personajes no hablan, lo que sucede en varios momentos, la música suena y te atrapa. No sé con que instrumentos la habrá compuesto, pero es una de las mejores BSO que yo he escuchado en mucho tiempo. Es inquietante, misteriosa, rara... Va a juego con todo lo que es el filme (de hecho estoy haciendo la crítica mientras la escucho). Si podéis escucharla, en Spotify o donde sea, hacedlo. 

Ahora entramos en el farragoso terreno de las teorías y cabos suetos que se me quedaron tras ver la cinta, porque salí del cine con muchas preguntas rondando mi cabeza. Puede que haya spoilers aquí abajo, así que si dejáis de leer, mi conclusión es que es una de las grandes películas de este año y que merece mucho la pena. 

Estos son los artículos que leí y que me sirvieron de mucho a la hora de despejar dudas que me podrían haber quedado sobre la película: 

  1. http://www.lacabecita.com/2016/11/la-llegada-arrival-se-puede-cambiar-el-mundo/
  2. http://elcondensadordefluzo.blogs.fotogramas.es/2016/11/19/critica-arrival-de-denis-villeneuve/
  3. http://www.fotogramas.es/Festival-de-Venecia/2016/La-llegada-Arrival-entre-la-luz-del-lenguaje-y-las-sombras-de-la-emocion
  4. http://www.lashorasperdidas.com/index.php/2016/11/18/critica-de-la-llegada-arrival/
  5. http://www.fotogramas.es/Cinefilia/La-llegada-6-preguntas-que-siguen-rondando-nuestra-cabeza-tras-ver-la-pelicula


La primera duda que me surgió es si los aliens podían ver el futuro. Gracias a una serie de artículos (los que he dejado encima) que leí tras ver la película descubrí que no es que pudieran ver el futuro exactamente, sino que era algo más complicado. Se supone que, una vez que empiezas a entender el idioma extraterrestre, empiezas a percibir el tiempo como ellos lo hacen, y ellos lo ven de manera circular. 
Esto quiere decir que una vez iniciado en el idioma, empiezas a ver toda tu vida, pasado, presente y futuro mezclado, porque carece de la dimensión que nosotros le hemos dado. Esto explica que, lo que al principio parece el pasado de Louise (la muerte prematura de su hija), se acabe revelando que es parte del futuro. Eso sí, solo puedes ver los momentos del futuro que te incumben a ti, es decir, tu propia vida. No más allá.

La otra gran pregunta es que quieren los alienígenas. O más bien, que pretenden que hagamos cuando vuelvan. Durante la película vemos que ellos nos quieren dar algo que creen que vamos a necesitar en el futuro, y durante el desarrollo de la misma vemos que lo que nos quieren facilitar es su idioma. Lo que no se aclara es el motivo por el que nos lo regalan. El motivo por el que volverán 3000 años después a por nuestra ayuda. 

Otra duda que tengo es por qué el marido de Louise la dejó. Una vez que vemos que la enfermedad de su hija no es algo que pertenezca al pasado, sino al futuro, al final descubrimos que Louise e Ian se convierten en marido y mujer. Aún a sabiendas de lo que le pasará a su hija, Louise decide tener el bebé. Sin embargo, antes de descubrir esto, Louise dice (en el presente, tras una visita a la nave alienígena) que ya sabe porque la dejó su marido. Yo no he llegado a entender a que se refería. Quizá a la enfermedad de la niña, quizá a algo que no entendió. Si la película lo explicó yo no me enteré xD






domingo, 6 de noviembre de 2016

DOCTOR STRANGE

Doctor Strange o cuando mezclas LSD con trippies.

Hoy (por fin, hace una semana que vi esta peli), os traigo mis impresiones sobre lo último de Marvel, que nos introduce en su universo cinematográfico un personaje no demasiado conocido por el gran público como es el Doctor Stephen Strange.

La cinta nos cuenta la historia de el neurocirujano Stephen Strange, una eminencia en su campo de trabajo y una persona con un alto (mejor dicho altísimo) concepto de si mismo. Strange sufre un terrible accidente de coche que le deja con sus manos prácticamente inutilizadas, por lo que ya no puede dedicarse a su trabajo, que era su mayor pasión. Obsesionado con encontrar una manera de curar sus manos, su viaje lo llevará hasta Katmandú, donde encontrará respuestas a preguntas que se hacía y a otras que ni tan siquiera se podía imaginar.


Esta es sin duda para mi una de las mejores películas de Marvel en los últimos tiempos, al nivel de la primera de Iron Man, una de las grandes joyas de su universo cinematográfico. Da para hablar bastante, así que abramos los apartados de cosas buenas y malas.

Cosas malas: 

La historia: Me explico. No la historia del Doctor Strange, esa es perfecta y además te introduce muy bien en el contexto del personaje abriendo puertas a todo lo que vendrá. Me refiero al arquetipo que tienen todas las películas de Marvel, en especial las de origen de personaje como esta. 
Es decir, siempre son iguales: se nos presenta al protagonista para que veamos su situación y su forma de ser, ocurre algo (generalmente trágico) que cambia su concepción sobre la vida, hace un largo viaje que le muestra sus capacidades para ser mucho más de lo que piensa y BUM, superhéroe nuevo. 

Esto acaba por ser repetitivo, y no me creo que los guionistas no tengan otra manera de contar la evolución del personaje desde un egocéntrico y muy pagado de sí mismo neurocirujano, a un egocéntrico y un poco menos pagado de sí mismo hechicero (porque no os voy a engañar, evoluciona pero en el fondo es como Tony, se ama a sí mismo por encima de todo y eso no va a cambiar xd).
Creo que Marvel necesita dejar de reciclar siempre la misma fórmula para que el público no se canse de ver siempre el mismo esquema (la trama es otra cosa, insisto)

El malo (as always): Y digo como siempre porque este es el punto más débil de Marvel con diferencia. Aquí nos presentan como antagonista a Kaecilius, un hechicero que decide traer a la Tierra la "Dimensión Oscura", donde habita un poderoso ser que destruye todo lo que se pone en su camino. Además, por si fuera poco, está interpretado por Mads Mikkelsen, un actorazo de tomo y lomo que se luce cuando sale. ¿El problema? Que las motivaciones del malo son un cliché como una casa (véase te has portado mal conmigo pues ahora me enfado y no respiro), con lo que resulta manido y aburido. 
Marvel ha desperdiciado un actor estupendo con un malo olvidable que tiene unas líneas de guión bastante flojas y que resulta bastante plano, porque como no se ahonda en su personalidad no sabes que le ha llevado a ser como es (los que escribieron a Loki. Que vuelvan YA).

Fin de las cosas malas. Vayamos a lo bonito ahora, basta de soltar veneno.

Cosas buenas: 

El reparto maravilloso: Es cierto que es Benedict Cumberbatch el que más destaca, pues no es solo el protagonista, sino que además crea un personaje con el que conectas rápido y que, aún a pesar de su egocentrismo, consigue que te caiga bien en cuestión de minutos. Además han sabido explotar muy bien el lado cómico del actor, de modo que los chistes que se intercalan en la trama quedan perfectos. 
No nos podemos olvidar de Tilda Swinton, que como en todo lo que hace, está soberbia. Al principio hubo controversia cuando se supo que ella iba a interpretar un personaje que en los cómics es hombre y asiático (El Anciano), pero cualquier queja se puede acallar con su actuación. Roba cada escena en la que aparece (sí, la amo, que pasa).

Ya he hablado de Mads Mikkelsen antes, para poner a caldo a su personaje, pero a él desde luego es imposible. Da igual lo malo que sea el guión en sus partes o que le den un personaje más plano que una tabla de planchar. Es salir e imponer respeto. Y con ese maquillaje en los ojos aún más. El personaje estará mal desarrollado, pero él lo borda (por algo es Aníbal el Caníbal en Hannibal). 
La única del reparto final que me gustaría haber visto algo más es a Rachel McAdams. Su personaje (la enfermera Christine Palmer) para mí podría haber dado mucho más juego, pues se deja ver que tiene una historia con Strange, algo en lo que se podría haber ahondado algo más. De todos modos, siempre que sale está estupenda <3.

Los efectos especiales: Y aquí entran las dimensiones, los bucles temporales, la magia... Todo está perfectamente construido y no hay una sola cosa fuera de lugar que te saque de la historia y puedas decir: ah espera, que estas cosas no son reales. 
Tu como espectador sabes que eso no pasa, pero los efectos están tan bien conseguidos que se te olvida. A destacar el momento en el que, dentro de la "dimensión espejo" Nueva York empieza a doblarse sobre si misma y se crean como 4 Nueva York dentro de una sola (mind blow). 
O el momento en el que, nada más haber llegado a Kamar-taj, nuestro buen Doctor es lanzado por La Anciana a través de todas las realidades y dimensiones del "multiverso" (empezáis a entender el por qué del título de esta entrada?). Es una pena que en los cines de mi ciudad no haya posibilidad de acceder a un buen 3D, porque os aseguro que si ya molaba ver los efectos en normal, tiene que ser la droga verlos en tres dimensiones (es más caro, pero seguro que en esta ocasión merece la pena).

Por último, pero de ninguna manera menos importante, la capa. LA CAPA en mayúsculas. Esa capa roja tan resulona que lleva en los pósters es mucho más importante y carismática de lo que se pueda pensar en un principio. De hecho, llega a convertirse casi en un personaje más de la función (uno adorable, por cierto). Cuando la veáis entenderéis porque digo esto. 

Espero que la disfrutéis tanto como lo he hecho yo. Besos! 




jueves, 13 de octubre de 2016

UN MONSTRUO VIENE A VERME

Hoy no me apetece ni saludar. Solo me apetece ponerme a escribir y así poder soltar todo lo que llevo en el pecho. 
Para aquellos que no lo sepan, en su momento hice una crítica del libro en el que se basa la película, la cual os dejo aquí (http://librosdecineyalgo.blogspot.com.es/2015/02/un-monstruo-viene-verme.html)

La sinopsis de la película nos habla de Conor O'Malley (Lewis MacDougall), un chico de doce años que convive con Lizzie (Felicity Jones), su madre enferma de cáncer, y todo lo que en el día a día ello supone. Una noche, Conor recibe la visita de un monstruo. El monstruo ha venido a contarle tres historias, tras las cuales, Conor deberá contarle la suya. Deberá contarle su verdad. La verdad que esconde.

La película es sin duda la mejor adaptación a la gran pantalla que he visto nunca. Así de claro. Me leí el libro poco antes de ir al cine y puedo jurar que muchas de las enseñanzas del monstruo son diálogos calcados de la novela. Y que muchas imágenes también son calcos de las ilustraciones del ejemplar ilustrado (que yo gracias al señor, tengo). Es lo que tiene que el guionista sea el propio escritor, que a fuerza te tiene que salir algo bueno.

Como en su momento señalé del libro, debo destacar de la película la facilidad con la que te envuelve con su trama y te atrapa sin que te des cuenta. Como impacta contra ti con la fuerza de un tifón y te deja temblando.
Señalar también su capacidad para que, de la historia que te cuenta el filme, tarde o temprano acabe encontrando algún elemento con el que contar tu propia historia.

Porque sí, es difícil que te encuentres en la situación de Conor, con una madre enferma de cáncer, un padre ausente y sufriendo acoso escolar, pero eso no exime que, al final, te acabes encontrando tu mismo en la película. 
Pensando y sintiendo como si tu fueras un poco Conor. 

Es una película dura, que habla sobre lo difícil que es aceptar la verdad, de como nos mentimos, a nosotros mismos y a todos, y de como cuesta decir la verdad. Las enseñanzas del monstruo son tan claras, tan reales y tangibles y ayudan tanto a Conor que acabas deseando que también venga a visitarte a ti.

Que lo que nos cuenta la cinta sea duro, no quita que esta sea preciosa visualmente hablando. Las historias están retratadas de un modo precioso, como si se tratara de cuadros de acuarela, la fotografía está muy bien conseguida y los efectos visuales son una pasada. 
El monstruo (con la voz de Liam Neeson en la versión original) está tan bien conseguido que no desentona en absoluto con el resto del conjunto, casi parece que sea real y esté ahí de verdad. 




Por último (esto se me está haciendo largo, lo sé, perdón, es la emoción), señalar el enorme trabajo actoral. Todos sabemos lo maravillosa que es Sigurney Weaver, y aquí lo vuelve a demostrar haciendo de una abuela poco convencional, pero que el fondo está tan superada por los acontecimientos como su nieto, lo que los une mucho más. 
Felicity Jones clava la fragilidad de una persona gravemente enferma de cáncer, pero que adora la vida, que quiere vivir y que ama con locura a su hijo, aún sabiendo que puede no quedarle demasiado tiempo con él. Su actuación te encoge por dentro.

Liam Neeson es un monstruo en todos los sentidos. No tengo más que decir. Transmitir lo que transmite sin que le veamos (ni en la versión doblada escuchemos su voz...) está al alcance de pocos. 
Para el final he dejado a Lewis MacDougall, maravilloso protagonista de la función. Que un niño tan pequeño (tiene catorce años, osea hello) sea capaz de cargar con todo el peso de una película tan intensa y a la vez pueda removerte los sentimientos por dentro de semejante manera... uf. Pelos como escarpias. 

Hacía mucho tiempo que no comentaba nada, absolutamente nada, durante una película. Porque estaba demasiado absorta en el nudo que me iba creciendo en el estómago, en lo que veía ante mis ojos y en lo que sentía dentro (madre de dios, soy una intensita de mierda xd).
Solo puedo darle las gracias a Patrick Ness por regalarme un libro increíble y a J.A Bayona por haberlo llevado al cine tan sumamente bien. 

Las historias son criaturas salvajes -dijo el monstruo-. Cuando las sueltas, ¿quién sabe los desastres que pueden causar?


viernes, 7 de octubre de 2016

EL HOMBRE DE LAS MIL CARAS

El Hombre de las Mil Caras o Paesa no estaba muerto, estaba de parranda. 

Hola mis amores. Os vengo a hablar de la última película de Alberto Rodríguez (La Isla Mínima), un thriller político que nos habla de uno de los episodios más esperpénticos de la historia reciente de España.

La película nos cuenta la historia (basada en hecho reales) de Francisco Paesa, un espía que trabaja para los servicios secretos españoles. Tras una mala época, un día aparecen en su despacho Luis Roldán y su mujer. El director de la Policía desea huir y desaparecer de España con dinero que ha robado de las instituciones públicas. Gracias a esto, Paesa verá la oportunidad no solo de cumplir lo que Roldán le ha pedido, sino de vengarse de aquellos que le dieron la espalda. 

Es un thriller estupendo. Si bien es cierto que nada más empezar la película te advierten de que es ficcionada (basada en hechos reales), muchos de los hechos que se narran son reales y están documentados, así que la trama sirve para explicar al espectador que sucedió en aquel 1994 y años sucesivos.
Me ha gustado mucho lo bien contado que está, ya que yo jamás había oído hablar de Paesa o Roldán y, si bien es cierto que en ocasiones perdía un poco el hilo de la trama (pasan tantas cosas que es casi imposible no perderse al menos una vez en quien es malo o quien no), pude entender en su conjunto todo el increíble caso.

Los actores no pueden estar mejor elegidos, sobresaliendo para mi Eduard Fernández (Francisco Paesa) y Carlos Santos (Luis Roldán). Eduard se marca un papelón de tres pares de narices, consiguiendo que alguien como Paesa, el supuesto malo de la función, te acabe cayendo bien. Conmigo desde luego lo ha conseguido. Y transmitir tanto como lo hace él, dando profundidad y sentimiento a un personaje tan hermético como Francisco Paesa, para mi es de aplauso. Muy merecida concha de plata en San Sebastián (y firme candidato al Goya en mi opinión).

Carlos Santos hace de muy bien de Luis Roldán, mostrando poco a poco como un hombre seguro de sí mismo, seguro de lo que quería hacer, va transfomándose en alguien inseguro, atrapado, sin posibilidad de escapar de la situación que él mismo eligió y que incluso se llega a plantear el suicidio. 

Mención a parte también a los magníficos secundarios como José Coronado, Marta Etura, Emilio Gutiérrez Caba, Pedro Casablanc y un largo etcétera de enormes actores y actrices.

La recomiendo encarecidamente no solo para que disfrutéis de lo bien hecha que está la película y de lo fantástico que está todo el reparto, sino también para que conozcáis parte de la historia de España y podáis daros cuenta de que, aunque esto pasó en 1994, sigue estando a la orden del día y podría haber ocurrido perfectamente ayer, hoy o mañana. Esto es lo que se dice buen cine español.

PD: Mención necesaria para los carteles de promoción, diseñados ¡a mano! por un fantástico artista que debéis conocer (gabrielmorenoart en Instagram) y que yo no he dudado un segundo en pedir a mi cine para poder tenerlo luego en mi casa.


    

jueves, 15 de septiembre de 2016

CAFÉ SOCIETY

Woody Allen, o como hacer la belleza película. Hoy que estoy así muy moñas vengo a hablaros de la última del gran maestro, Café Society

La película nos cuenta la historia de Bobby (Jesse Eisenberg), un chaval de Nueva York que se muda a Los Ángeles para trabajar en el negocio del cine a las órdenes de su tío Phil (Steve Carell). Allí conoce a la preciosa Bonnie (Kristen Stewart) de la que se enamora perdidamente. Pero claro, nada es sencillo en esta vida, y la vida da muuchas vueltas...

La historia en sí no es nada del otro mundo, el clásico cuento de chico conoce chica y se enamora, chica también se enamora pero tiene novio... etc. Se nota que Allen se va quedando sin ideas nuevas, algo comprensible yendo a película por año desde hace ni se sabe.

Sin embargo, el hecho de que la trama sea conocida (que no predecible), no resta puntos a la película en ningún momento, y en mi opinión es por como cuenta Allen las historias. Hace que lo habitual se vuelva especial, algo que logra muy bien esta vez.

Visualmente, la película es preciosa. Te atrapa con los ojos. El tratamiento del color y la luz son increíbles, te quedas con la boca abierta. Luminosa en ocasiones, más oscura en otras, solo puedes disfrutar de lo que ves fluir en la pantalla. De verdad, solo por estas características fotográficas merece la pena ir a verla en la gran pantalla, porque es una delicia para la vista.

Eso y el enorme trabajo de vestuario. Ambientada en el Hollywood de los años 30 (y en general en la alta sociedad, porque evidentemente también sale Nueva York), todo es sumamente glamuroso, lleno de estilo. Los vestidos de las mujeres eran una pasada, y todos los hombres iban muy elegantes de esmokin. 

Hablando de otros temas, las actuaciones. Generalmente no soporto a Jesse Eisenberg, no me gusta mucho como actúa y como persona, por las entrevistas que he visto, me parece una persona algo desagradable. 
Sin embargo, aquí hace un papel muy bien llevado, que evoluciona según discurre el discurso de la película, siendo al principio muy nervioso y torpe (bastante adorable también) y después alguien más confiado y seguro de sí mismo. 

Considero que gran parte del mérito de que esta vez me haya gustado se lo lleva la maravillosa Kristen Stewart. Y digo maravillosa porque lo está. Kristen es ese tipo de actriz a la que le das cierto tipo de papeles y te enamora con cada gesto, con cada mirada que hace. Ella influye en que me haya gustado Jesse porque tienen una química increíble que te traspasa y te crees totalmente.

Reconozco que yo también la tenía estereotipada por la saga Crepúsculo y la película de Blancanieves y la Leyenda del Cazador (buag, que poto con esta última, que mala es YISUS CRAIST), pero cuando se la brindan estos papeles que la van como anillo al dedo es maravillosa, y a mi me ha gustado mucho como lo ha hecho en esta ocasión (no exagero si os digo que la primera vez que aparece su personaje en pantalla se te cae la mandíbula de lo guapa que sale). 

De Steve Carell y Blake Lively poco se puede decir, salvo que ambos lo hacen tan bien como acostumbran. Steve tiene un personaje entre divertido y complicado, dando pie al desencadenante de la "pequeña tragedia" de esta película. 
Blake sale muy poquito, apenas 10-15 mins en toda la película, pero brilla con luz propia. No solo por lo preciosa que sale, sino también por lo dulce que es su actuación. 

En conclusión, lo único malo que yo puedo sacar a la película es la propia historia, pero como tiene unos personajes maravillosos (no solo los principales, sino también los geniales secundarios, como la familia de Bobby), esa lacra se maquilla y como espectador ni siquiera la notas.

Si os gusta Woddy Allen, de verdad que no os la podéis perder, no os va a defraudar en absoluto.